FAQs


Si bien hay diferentes principios filosóficos que pueden contribuir a decidir como debemos tratar a los animales, todos ellos comparten algo que está fuera de discusión; no debemos tratar a los animales del modo en que nuestra sociedad los trata actualmente. Lori Gruen.

 

Tener un compañero no humano que haga que nuestros días sean gratos compartiendo nuestra vida y gozando de una amistad y lealtad sin límites, tiene más probabilidades de cumplirse si tenemos la precaución de considerar algunos puntos que al considerarlo y realizarlo exitosamente,  redundará en resultados apreciables para nuestra convivencia.

En la líneas que siguen y a través de un sistema de pregunta – respuesta, Semper Fides desea apoyar en este proceso, otorgando algunas pautas que a nuestro entender pueden ser de ayuda.

Si luego de leerlas considera que algunas preguntas que posee no han sido presentadas aquí, le agradeceremos nos escriba a faq@semperfides.org y de esta manera podremos seguir interactuando en sus inquietudes.

 

EL PROCESO PRELIMINAR: QUE PERRO SE PODRIA ADAPTAR A MI O A MI GRUPO FAMILIAR

Quiero tener un compañero ¿qué es mejor, macho o hembra?

Mi futuro compañero ¿debe ser de raza o mestizo?

¿Qué perro es recomendable para los niños?

¿Tiene alguna relación mi forma de vida con el tipo de perro que quiero tener?

¿Qué etapa de la vida del perro es recomendable para que llegue a mi vida?

ETICA

¿Cómo debe ser la relación con mi compañero?

¿Qué aspectos de su vida debo respetar?

EL PROCESO DE EDUCACION

¿Cuándo debo comenzar a educar a mi compañero?

¿Qué es adiestramiento y qué es educación?

¿Qué es el Método Cognitivo Emocional?

¿Cuáles son las diferencias del Método Cognitivo Emocional de las técnicas de adiestramiento y otras formas de educación?

¿Puedo introducir a mi compañero en el Método Cognitivo Emocional?

¿Puedo involucrarme en la educación de mi perro o es recomendable contratar a un adiestrador?

ACERCA DE NUESTRA VIDA COMPARTIDA

¿Qué actividades puedo desarrollar con mi compañero?

Mi perro ya es un perro senior ¿qué actividades puedo desarrollar con él?

¿Puedo trabajar con mi perro en actividades profesionales, como forense, guía, de asistencia, soporte emocional, rastro y detección, búsqueda y rescate, por dar algunos ejemplos?

COMPORTAMIENTO

¿Qué es Comportamiento y qué es Conducta?

¿Cuál es el origen de los sindromes de comportamiento?

¿Cómo puedo reconocer algún problema de comportamiento?

¿Cuáles son los principales sindromes de comportamiento que se expresan en perros urbanos?

¿Qué tipo de tratamiento es efectivo en estos casos?

¿Cuán eficiente son los tratamientos con fármacos?

Las flores de Bach ¿son una terapia recomendable?

¿A quién debo recurrir cuando enfrente problemas de comportamiento en mi compañero?

¿Qué puedo hacer para evitar que mi compañero manifieste problemas de comportamiento?

 


EL PROCESO PRELIMINAR: QUE PERRO SE PODRIA ADAPTAR A MI O A MI GRUPO FAMILIAR


Quiero tener un compañero ¿qué es mejor, macho o hembra?

No existe una regla general que permita establecer que es mejor, solo son diferentes como ocurre en todas las especies de animales, incluyendo los humanos. Probablemente la diferencia más distintiva, es que las hembras poseen mayores niveles de oxitocina, también denominada la hormona del amor. Esto hace que el carácter de las hembras presente menores expresiones de agresión, sean más cariñosas y expresen emociones empáticas.  Los machos poseen mayores niveles de vasopresina, cuyo impacto en su comportamiento es hacia actitudes de vigilancia, protección y a veces con actitudes agresivas, aunque ésta última no es necesariamente una característica común en machos urbanos, es una propensión.


Mi futuro compañero ¿debe ser de raza o mestizo?

Los perros poseen ciertas características comunes, independiente su origen y estas se manifiestan en un alto grado de cognición, empatía y neuroafectividad. En este sentido no requiere pertenecer a una raza específica para ser más cognitivo o afectivo. Los perros aprecian ser considerados miembros de un grupo social en el cual se puedan desarrollar emocionalmente.

Los síndromes de comportamiento que tanto preocupan a los animales humanos, son transversales al origen del perro. Un perro de criadero, especialmente de un puppy mill, manifiesta, en general, mayores desviaciones de comportamiento que uno en situación de calle. Las fobias, las neurosis y varios comportamientos agresivos, se producen en la etapa de cachorro, siendo un precursor importante los estímulos a que han sido sometidos en los criaderos.


¿Qué perro es recomendable para los niños?

Definitivamente ninguno. Los niños no están en condiciones de hacerse responsables de un cachorro o un perro adulto, ni de ser gestores de su educación. Esta es claramente responsabilidad de los adultos.

Existen ciertas razas y ciertos prototipos que usualmente son indicados, como “el perro ideal para los niños”, lo cual no representa más que una frase comercial sin fondo. Debido al aislamiento genético al cual han sido sometidas las razas, desde fines del siglo XIX hasta ahora, se ha logrado crear ciertas características fenotípicas y genotípicas de identificación. Esto identifica patrones generales, ningún perro es igual a otro y el origen de su comportamiento está fuertemente ligado a la dualidad nature y nurture, es decir en parte genético y en gran parte como respuesta al entorno a lo cual se une las capacidades cognitivas para entender el medio y generar respuestas a él. La educación cognitiva es en consecuencia la vía por la cual se puede evaluar y orientar el comportamiento de un perro.

Los perros deben ser socializados desde su niñez, en la forma de desarrollar su gestión emocional y su habituación con el entorno con el propósito de generar un individuo que esté en condiciones de proponer actitudes afectivas y de integración con su grupo social. Al igual que los animales humanos, todos los ANH, son seres sociales.

Excluyendo la asignación de responsabilidades y dentro de los parámetros de una relación interespecífica sana, es recomendable que un niño pueda convivir con perros y pueda tener a uno como compañero de vida, creando entre ellos verdaderos lazos de buen vínculo, afecto y amistad. No asignarle la responsabilidad de criar al perro, pero sí en la medida que el niño crezca ir involucrándolo en las tareas a realizar que signifiquen cubrir las necesidades, especialmente las afectivas de su compañero.

Un perro no es una mascota, no es un juguete ni una cosa. Como todo ser cognitivo, posee emociones y debe ser respetado y reconocido como agente moral Cuando los adultos ignoran estas características es cuando se producen las disfunciones de comportamiento.

Muchos adultos consideran gracioso que el niño se monte en el perro, que le tire las orejas o la cola, que lo moleste en sus estados de calma o descanso, que interrumpa su sueño y luego se sorprenden cuando se producen reacciones agresivas.

Siempre la interacción entre un perro y un niño debe ser supervisada por un adulto.


¿Tiene alguna relación mi forma de vida con el tipo de perro que quiero tener?

Sin duda, la dinámica de los seres vivos no es una regla general. Si una persona realiza actividades al aire libre, gusta de aventuras, un perro con tendencia al sedentarismo no le servirá de apoyo y si se insiste en forzarlo, lo acompañará por su natural tendencia de reforzar sus lazos sociales, sin embargo el daño que le producirá podría ser irreversible, además de irresponsable.


¿Qué etapa de la vida del perro es recomendable para que llegue a mi vida?

Todas las etapas son maravillosas, los cachorros tiene la habilidad, al igual que los niños, de producir elevados niveles de emoción en humanos y sentir que es preciso protegerlos y cuidarlos. Los cachorros además tienen una enorme capacidad de aprendizaje. La etapa juvenil es extraordinariamente atractiva, debido a que representa el paso del niño al adolescente, donde su cuerpo cambia de estructura y comienza a tener una vida más independiente y la adulta es cuando el perro manifiesta sus mejores capacidades, aprendidas tempranamente y maduradas.

Sin embargo para muchos, la mejor edad es la de adulto mayor, tiempo que nos da la posibilidad de gozar de todo su afecto y compañía.

ETICA

¿Cómo debe ser la relación con mi compañero?

Naturalmente que no se puede establecer una normativa a este respecto. Desde el punto de vista de la etología cognitiva, todos los animales, incluyendo los humanos, somos parte del mismo proceso evolutivo que, desde el triune brain, ha desarrollado en nuestro cerebro características semejantes, en términos de nuestras emociones, capacidades empáticas y afectividad.

Definitivamente nuestros compañeros no son las “cosas carentes de moral” que identifica la arquitectura filosófica kantiana – cartesiana – tomista. Contrario sensu, son sin duda agentes morales y en consecuencia son parte de una sociedad que les debe respeto y protección.

En este sentido la labor de los animales humanos es proveerles de las condiciones adecuadas para su desarrollo integral, como un entorno adecuado, una educación en la que se promueva su capacidad de aprender libremente sin ser sometido a técnicas mecanicistas como el condicionamiento operante y sus derivados y libre de instrumentos punitivos como el clicker o los collares de tortura.

Compartir los espacios del grupo social y no ser sometido al encierro o la vida de patio, a la del “perro guardián” y a entornos sometidos. Miles de años de una relación simbiótica, merecen un trato no discriminatorio hacia una especie que desde hace mucho tiempo ha convivido en los nichos que le han provisto los humanos.

Sin duda el perro doméstico (e incluso los ferales) han desarrollado niveles de inteligencia que le permiten tener una convivencia sana con los humanos y en este sentido están ansiosos de ser parte de la sociedad urbana.


¿Qué aspectos de su vida debo respetar?

Absolutamente todos, desde los más básicos como proveerle alimentación, cuidados de salud y mucho cariño. Existen muchas formas de expresar el especismo, como por ejemplo creer que su función es cuidar la casa y en consecuencia someterlo a “vida de patio”, negándole de paso la interacción con su grupo social. Los cánidos, son seres extraordinariamente sociales, el privarlos de su relación social es causal de diversos síndromes de comportamiento, en los cuáles sin duda se incluyen los comportamientos agresivos, a veces contra su grupo social.

Nuestros compañeros tienen derecho a una vida placentera, lo que se denomina tenencia responsable, es una tremenda limitación de sus capacidades en la que sólo se promueve el alimentarlos, darles techo y atención de salud. Más de 100.000 años de relación simbiótica con el humano, han producido seres inteligentes, con enormes capacidades cognitivas y emocionales que no pueden ser privadas. Los humanos deben comprender que nuestros compañeros no son cosas, son seres dotados de inteligencia, emociones, capacidades cognitivas, empáticas, neuroafectivas que es imprescindible desarrollar.

En Semper Fides, preferimos utilizar los términos de convivencia responsable, cuando nos referimos a nuestros deberes con nuestros perros (o animales no humanos en general). Significa el considerarlos como seres sintientes y pensantes, sujetos de derecho, como todo ser vivo, a vivir una vida plena en este mundo en que el ser humano se ha considerado el dueño de todo lo que habita el planeta, cosas y seres. Por eso el término “tenencia responsable” es inadecuado y ofensivo, denota posesión de cosas y debemos tender a lograr tener con los otros seres vivos una relación de sana convivencia, una convivencia responsable.

EL PROCESO DE EDUCACION

¿Cuándo debo comenzar a educar a mi compañero?

Cualquier período de su vida es el adecuado, especialmente cuando se utiliza el único método conocido, el Cognitivo – Emocional.

Sin embargo, debe tenerse presente que durante la etapa de niñez, es cuando todos los animales estamos más abiertos y dispuestos a aprovechar una educación integral. En consecuencia, si se tiene la oportunidad, la educación debe comenzar lo antes que sea posible. Por ejemplo, los perros que se destinan a actividades específicas en nuestra organización, comienzan su proceso de educación a los pocos días de haber nacido. La anquilosada creencia que la educación debe comenzar después de los ocho meses, representa explícitamente un desperdicio de un tiempo valioso en el que se pierde la oportunidad de crear los protocolos adecuados de sociabilidad, de aprender a aprender y a desarrollarse.


¿Qué es adiestramiento y qué es educación?

Adiestramiento es lo que se conoce como enseñanza de acciones, algunas de ellas necesarias para lograr en el perro un ser no sólo socialmente apto para vivir dentro del grupo social, sino que además esté en condiciones de responder adecuadamente a algunas solicitudes, como responder al llamado, sentarse para cruzar la calle o mantenerse tranquilo en un lugar.

Contrario sensu el adiestramiento puede convertir a nuestro compañero en un adicto de recibir refuerzos y formas de interacción con el humano principalmente a través de canales de comunicación egoístas, como ocurre con el condicionamiento operante y sus derivados, donde el perro puede responder a ciertos estímulos, sin saber qué concatenación puede tener el desarrollo de otras acciones.

El adiestramiento comercial ha difundido excesivamente la enseñanza de acciones el cual se realiza en un período muy corto en que se utilizan instrumentos orwellianos de mecanización de acciones, como el clicker o premios, generando una dependencia extrema, al punto que el perro genera acciones sólo para recibir su premio (o para evitar algo malo), siguiendo los patrones de Pavlov, produciendo la adicción por el premio y en consecuencia sus acciones son sólo una respuesta mecánica.

Semper Fides promueve el adiestramiento cognitivo emocional, el que busca en el perro la comprensión de las acciones aprendidas y, a través del establecimiento de un buen vínculo, basado en el afecto, el perro quiera realizar lo que le solicitamos porque lo comprende y nos quiere.

La educación es el aprendizaje en el perro de un comportamiento adecuado dentro del grupo social al que pertenece. La educación consiste en desarrollar las capacidades cognitivas de nuestros compañeros con el propósito que elabore los procedimientos que le permitan entender las situaciones a las que enfrenta y en consecuencia sentirse habilitado para resolverlas. La educación le provee un campo infinito de posibilidades de desarrollo emocional, es además autosatisfactorio, mejora el vínculo, hace perros felices, capaces y especialmente libres. La educación y el ser libres no son antónimos.

También el exceso de adiestramiento para su desempeño en el diario vivir, puede hacer parecer al perro como un individuo educado, pero socialmente no apto para desenvolverse en el grupo social de humanos. En estos casos se suele tener perros controlados pero no autocontrolados.

Un trabajo cognitivo emocional en educación implica en el perro, entre otros puntos, aprender a autocontrolarse, a desarrollar sus capacidades empáticas, cognitivas y sociales de forma plena, gestionar adecuadamente sus emociones, asumir responsabilidad, establecer un vínculo sano.

Especialmente la educación cognitiva los hace felices, no dependientes de un premio, seres pensantes capaces de tomar decisiones, emocionalmente estables y con una gran capacidad de crear lazos de afecto con su partner humano.

Quizás la capacidad de ser libres es el mejor premio que se merecen.


¿Qué es el Método Cognitivo Emocional?

Es el único método que existe para la educación de animales no humanos. Su objetivo es orientar en el desarrollo de las capacidades cognitivas en el proceso de aprendizaje, donde la gestión de la emoción y la motivación son fundamentales. Se considera al afecto como uno de sus principales motores, en orden a mejorar la integración armónica del individuo dentro del grupo social.

Parte de su fundamento se basa en los principios de la etología cognitiva que ha demostrado la existencia de múltiples formas de aprendizaje, además de no haber dejado dudas que la arquitectura cerebral de los mamíferos manifiesta grandes semejanzas. Sin duda nuestros compañeros son seres sociales, motivados por el afecto y por la necesidad de pertenecer a un grupo social, lo que facilita que su orientación sea hacia metas sociales y no egoístas como promueve el condicionamiento operante y sus derivados. Nuestros compañeros participan de las actividades motivados por el afecto, la empatía y por un interés en el beneficio comunitario, no por un premio material que implica una actitud cortoplacista de satisfacción inmediata.

Principalmente el método cognitivo – emocional, es precursor de individuos con capacidad de enfrentar y resolver situaciones lo que los hace extraordinariamente eficientes frente a tareas complejas.

En relación a sus objetivos, en palabras de su creador, “El trabajo Cognitivo-Emocional, además de un entrenamiento eficaz respecto a las conductas enseñadas, persigue los siguientes objetivos: mejorar la relación con nuestro perro, estructurar la comunicación con él de manera que se optimice, enriquecer su vida a través de actividades que le resulten motivantes, integrar el entrenamiento y la convivencia de manera natural, potenciando el desarrollo pleno del perro como animal social y facilitándole con todo ello el acceso a la felicidad.”


¿Cuáles son las diferencias del Método Cognitivo Emocional de las técnicas de adiestramiento y otras formas de educación?

Quizás la principal diferencia está en que en que se reconoce a los animales no humanos como seres poseedores de principios muy semejantes a los que tienen los animales humanos, principalmente caracterizados por la capacidad de sentir emociones y procesar estructuras de aprendizaje y comportamiento de alta correlación. Para el condicionamiento clásico y operante, el cerebro es una caja negra y en consecuencia esta técnica se basa en el principio de estímulo – respuesta, cuya más conocida expresión se encuentra en las palomas de Skinner, algo mecánico y sin mayor expresión.

Los individuos de acuerdo a esta técnica se mueven en base a un estímulo/respuesta, sin considerar sus procesos emocionales y capacidades cognitivas, sin desarrollar vínculo con humanos. En un entorno donde se desconoce que los animales somos seres emocionales, capaces de procesar respuestas múltiples es absolutamente ineficiente. El principal beneficio del condicionamiento es crear individuos pret a porter, los cuales pueden ser adiestrados en serie, sin considerar sus procesos emocionales y sin desarrollar el vínculo con humanos. Algo como una máquina que se prende y se apaga en la medida de las necesidades del usuario.


¿Puedo introducir a mi compañero en el Método Cognitivo Emocional?

Cualquier perro y a cualquier edad es posible introducirlo en el trabajo cognitivo emocional. Cuánto demore en adquirir/desarrollar sus capacidades cognitivas y emocionales dependerá de cuán arraigado pueda tener en su historia de vida procesos de condicionamiento que le han impedido la opción de ser un individuo emocionalmente estable y maduro.

Nuestra organización apoya esta gestión a través de cursos y talleres para quienes deseen introducirse en este maravilloso mundo. Además si desea continuar aprendiendo, el área de formación ofrece cursos de nivel medio y de especialización.


¿Puedo involucrarme en la educación de mi perro o es recomendable contratar a un adiestrador?

Existen diversos motores de conducta en un perro, unos en que predomina refuerzos de tipo egoísta como son los procesos de condicionamiento. Otros, de tipo social como son el juego (el buen juego) y el afecto, un poderoso motor de conducta en perros. Por esta razón es que nuestro trabajo con la dupla perro-partner humano siempre será así, con ambos. No trabajamos sin que ambos, usted y su perro, sean protagonistas de las sesiones de trabajo, tanto de educación, adiestramiento o algún problema de comportamiento. Por lo tanto la respuesta es sí, puede (y debe) involucrarse en la educación de su perro. Y también sí, es recomendable contratar un educador de perros, recordando que el adiestrador podrá ver solamente lo relativo a la enseñanza de acciones, pero no necesariamente tendrá conocimientos de cómo educar a su perro ni cómo tratar problemas de comportamiento.

Y más concreto aún, recomendamos profesionales que tengan estudios de etología cognitiva, para entender los procesos mentales que suceden en la mente de su perro y pueda educarlo para potenciar sus capacidades sociales, cognitivas y emocionales.

ACERCA DE NUESTRA VIDA COMPARTIDA

¿Qué actividades puedo desarrollar con mi compañero?

Todas, viaje con él, permítale que comparta sus espacios, permítale tener acceso a una educación adecuada a una vida sana, explore con él, juegue, quiéralo, si puede desarrolle sus actividades diarias en su compañía, facilite que le pueda demostrar su cariño, nunca lo abandone, si las cosas están malas el preferirá pasarlo mal que ser tirado a orilla de camino o regalado.

Demasiados animales humanos creen que un perro no tiene memoria, que si es regalado se olvidará al poco tiempo. Tenga paciencia, es un ser con los mismos defectos y virtudes de los humanos, las mismas carencias y emociones, dele libertad, no lo mantenga en encierro, no deteriore sus capacidades cognitivas y emocionales.

Otórguele las herramientas y condiciones para que lleve una vida feliz, nadie se va a arrepentir de haber sido bueno con su compañero.


Mi perro ya es un perro senior ¿qué actividades puedo desarrollar con él?

Un perro adulto indudablemente tendrá menos resistencia para correr o tener largas caminatas, pero su capacidad de olfato normalmente la mantienen intacta, siendo este sentido el más desarrollado en los perros. Juegos de búsqueda, en cualquiera de sus niveles, desde lo básico hasta la especialización, serán actividades que su perro disfrutará y el beneficio para él es enorme debido a que el nivel de estimulación mental que le significa este trabajo permite mantenerlo activo, implicado en las actividades en conjunto con usted, además de ser autosatisfactorio.


¿Puedo trabajar con mi perro en actividades profesionales, como forense, guía, de asistencia, soporte emocional, rastro y detección, búsqueda y rescate, por dar algunos ejemplos?

No hay nadie más feliz para un perro que compartir sus jornadas trabajando con su compañero, su trabajo se torna mucho más productivo. Semper Fides otorga el apoyo necesario para que ambos se formen en actividades profesionales, a través de nuestros programas de capacitación y formación.

COMPORTAMIENTO

¿Qué es Comportamiento y qué es Conducta?

En etología cognitiva se utiliza el concepto de comportamiento debido a que este representa una expresión que está asociada a la interacción del individuo con el entorno y su ego. Los animales respondemos a los estímulos y situaciones del entorno a través de la dualidad nature y nurture, cuyas respuestas están orientadas por las capacidades cognitivas en consecuencia cada individuo responde a los estímulos de acuerdo a sus características cognitivas, naturales e incluso aprendidas.

La conducta es en sí un fenómeno observable, cuantificable y susceptible de ser generalizado. A menudo tratar un síndrome a través de la conducta no conduce a resultados a menos que se investiguen los procesos emocionales del individuo. Por este motivo, la conducta está relacionada con el behaviorism (o conductismo) y el comportamiento a la etología cognitiva y consecuentemente a los estudios cognitivos, como el método cognitivo – emocional.


¿Cuál es el origen de los sindromes de comportamiento?

Existe una importante dispersión de situaciones que son precursoras de problemas y síndromes de comportamiento, algunas de ellas se producen en la etapa de infante del cachorro donde usualmente se producen fobias, miedos y algunas veces comportamientos agresivos. Los que usualmente se disparan frente a ciertos estímulos.

Otras causas pueden ser producto de la relación interespecífica especialmente los comportamientos derivados del antropomorfismo, usualmente generador de síndromes como el perpetual puppy, el babymorfismo y el modelo etnocognitivo.

La relación intraespecífica igualmente produce síndromes, los cuales se pueden expresar a través de las señales agonísticas , de los comportamientos defensivos, elusivos, de falsa dominancia y otros.


¿Cómo puedo reconocer algún problema de comportamiento?

Aunque los síndromes de comportamiento, usualmente tienen su origen en varios procesos, en general se manifiestan en sensibles cambios de actitud de nuestros compañeros. Estos cambios a veces repentinos, son gatillados por un estímulo que lo percibe en forma negativa o le evoca situaciones pasadas que han manifestado situaciones de stress.

En otros casos son respuestas a procesos que implican la pérdida de una estrecha relación social, como la ansiedad por separación, stress, neurosis, las cuales se manifiestan en expresiones corporales excesivas, exceso de ansiedad, estereotipias, comportamientos de evitación e incluso en actitudes agresivas.

Muchos problemas de comportamiento en el perro tienen su origen en una relación afectiva no sana con su partner humano, o por no tener la opción de crear lazos afectivos debido a la aislación física a la que son sometidos. Hay aún un remanente de humanos que estima que nuestroscompañeros son cosas sin emociones, razonamiento, capacidades cognitivas, empáticas y afectivas. En consecuencia se atribuyen el rol de tratarlos punitivamente y generando síndromes de stress, depresión, temores y otros síndromes propios de esta brutal actitud.

Es preciso tener en consideración los cambios de actitud, las expresiones corporales, los cambios en la vocalización de nuestros compañeros. Las expresiones anómicas, la recurrencia de señales agonísticas, el aumento o la disminución de la actividad, pueden presentarse como respuestas a cambios en el cuadro de comportamiento.

Cuando consulte con Semper Fides, tenga presente que estímulos o cambios del entorno que hayan ocurrido recientemente puedan estar afectando el comportamiento de su compañero. Existen procesos de larga formación que deberán ser investigados antes de generar un plan de trabajo para conseguir que recupere su equilibrio homeostático.


¿Cuáles son los principales sindromes de comportamiento que se expresan en perros urbanos?

Todos los animales, especialmente los mamíferos, expresamos semejantes respuestas a estímulos del entorno, de manera que muchos casos tienen tratamientos semejantes. Las más recurrentes están referidas a la ansiedad por separación (aps), un síndrome de compleja evolución relacionado con la sobrevivencia de la especie; el stress, la neurosis, la depresión. En otro ámbito, el hypersindrome, los comportamientos derivados de relaciones antropomorfizantes, el síndrome boredom, las producto de los desequilibrios en la relación interespecífica y otras.


¿Qué tipo de tratamiento es efectivo en estos casos?

Lo más importante es realizar una evaluación muy detallada que permita descubrir la o las causas del síndrome. La mayoría de las veces es necesario hacer inmersión en el pasado del individuo, para lo cual es vital la información que pueda proveer el grupo social.

Las terapias que se proponen están dirigidas a retomar el equilibrio homeostático a través de cambios en el entorno, mejorar la relación con su grupo social y particularmente proveyéndolo de las herramientas para que desarrolle su inteligencia y se comprometa en nuevas actividades que le permitan mejorar su capacidad de manejar situaciones.

Recientes avance en la investigación del método cognitivo – emocional, han creado nuevos protocolos relacionados con la gestión emocional, que han producido excelentes resultados, principalmente en el trabajo en el área del comportamiento, donde el objetivo es lograr que el perro, a través de aprender a manejar sus emociones, logre estabilidad emocional y supere problemas como los relacionados a la ansiedad, el miedo y/o la agresión.


¿Cuán eficiente son los tratamientos con fármacos?

En más del 95% de los casos, los síndromes comportamiento son producto de lo que se ha expresado como nature y nurture. En este escenario el tratamiento exclusivamente con fármacos no producirá respuestas positivas permanentes. Las terapias deben estar orientados a analizar la raíz de la situación que se produce.


Las flores de Bach ¿son una terapia recomendable?

No existe ningún estudio científico que demuestre la eficacia de las flores de Bach en síndromes de comportamiento y en ninguna otra carencia. Su uso en humanos se aplica en síndromes que tienen una fuerte carga somática, situación que mayoritariamente no ocurre con los cánidos, de manera que no se puede esperar resultados positivos con su uso.


¿A quién debo recurrir cuando enfrente problemas de comportamiento en mi compañero?

Nuestra organización ha formado especialistas en el análisis y resolución de los problemas y síndromes de comportamiento de su compañero. Ante cualquier situación tome contacto con Semper Fides.


¿Qué puedo hacer para evitar que mi compañero manifieste problemas de comportamiento?

Dependiendo de la magnitud de la situación. Sin embargo a modo de evitar poner una sobrecarga sobre los problemas de su compañero, las sugerencias básicas pero no menos importantes son : i) respetar sus espacios, no sometiéndolo a presión violando su distancia crítica; ii) dándole un trato justo equilibrado y no intentando exceder en la relación interespecífica, el perro no es un juguete que está dispuesto para jugar, correr o salir cuando usted lo desee, respete sus tiempos y su rutina ; iii) de ninguna manera se exceda con él, sometiéndolo a tensiones innecesarias que pueden provocar respuestas; iv) es muy importante recordar que todos los animales procesamos la información que recibimos del entorno y damos respuestas según vemos las situaciones. Ningún perro, aunque sea de la misma raza, es igual a otro, nadie evalúa una situación de igual forma.

Quizás la mejor recomendación es tratarlo como lo hacemos con los seres más cercanos. Nuestro compañero es parte del grupo social y en consecuencia merece el mismo respeto que tenemos con los humanos. Como ser social, el perro tiene la enorme capacidad de crear lazos de afecto, los que debemos intentar establecer con ellos, permitiéndole de esta manera que tenga la posibilidad de tener una calidad de vida óptima.

 

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppEmailPinterestCompartir